GRAN SEDUCCIÓN

Entré y me entusiasmé: animosos colores y atrevidos estampados. Si entras en Mendoza puedes salir despampanante. Yo aquella soleada mañana de viernes salí ENCANTADA, mis collares se sumaron a la lluvia de color que sorprende en ese «País de las Maravillas».

m.mg en Mendoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *