Dorada noche oscura

Bajo el azul oscuro todo era claridad. Se despedían por unos días, él debía abandonar la isla. No quisieron otro techo que no fuese el cielo que miraban con placer, cubiertos con la misma manta, disfrutando de su proximidad y del calor que los adormecía de madrugada.

 

LAPISLÁZULI, PERLAS Y CRISTALES.

Destello de sentimiento

Se habían echado mucho de menos, sin querer interferir uno en la vida del otro pero no puede el tiempo marchitar fácilmente la fortaleza del amor.

Regalarle el collar fue un destello de sentimiento. Compartieron el día en alta mar, aislados del mundo, sintiéndose. Lo necesitaban. Y él no quiso explicaciones, las únicas palabras que deseaba oír eran TE QUIERO.

Mágico momento

Paseó por el puerto y se acercó a la pequeña tiendecita con aquella mesa exterior repleta de atrayentes collares, sus  piedras desprendían extrema calidez. Collares  sencillos y sin embargo cautivadores. Y  entre todos volvía a destacar  UNO,  pero cuando fue a cogerlo alguien se le adelantó…

 «El collar entre sus manos es aún más precioso…», pensó ella .

Decididamente él colocó la bonita pieza en tan femenino cuello y le dijo: «Quiero que nuestros momentos sean tan transparentes y azules como esta piedra. Y que tu pecho sea también mi cobijo».Sintió que era bienvenida al cielo. Y venciendo la pérdida momentánea del sentido, besó sus labios entusiasmadamente.