Dorada noche oscura

Bajo el azul oscuro todo era claridad. Se despedían por unos días, él debía abandonar la isla. No quisieron otro techo que no fuese el cielo que miraban con placer, cubiertos con la misma manta, disfrutando de su proximidad y del calor que los adormecía de madrugada.

 

LAPISLÁZULI, PERLAS Y CRISTALES.

Conexión

Aquella noche le habló a la luna, entre suspiros, relajada, exactamente como recordaba que lo hacía su abuela. Se sentía a gusto.

El collar sobre su mesilla brillaba de una forma especial y una vez más quedó mirándolo detenidamente. Ese colgante de cristal de Murano acompañado de perlas y cristalillos era algo más que un bonito adorno.