Está claro que el toque personal de cada cual es primordial e intemporal. Hoy el estilo nada aburrido de una joven de 89 años ha hecho que un m.mg luciese con especial intensidad. Me gusta que quiera probarse todos mis collares.