Hoy va a ser amarillo,

yo me encargo de eso…

y de llenarte de besos,

esos que vas a recordar

y que te harán sonreír,

aunque no corresponda

ni se entienda, en plena contienda.

Y por eso, para los días sin brillo,

HOY VA A SER AMARILLO.